Tuesday, July 04, 2006

Crímenes y epilepsia

Hace unos días falleció el cineasta argentino Fabián Bielinsky, cineasta que había obtenido cierta notoriedad internacional gracias a su debut cinematográfico titulado “9 reinas” (Argentina, 2004), un thriller bastante ingenioso que sin innovar en las estructuras del género lograba una obra dinámica y trepidante en su desarrollo. La película tuvo tal éxito que fue comprada por Hollywood y refriteada con reparto mayoritariamente estadunidense.
La película original, la de Bielinsky, nunca llegó a nuestras salas de cine, la que sí nos llegó fue la copia, que no era otra cosa mas que una fiel reproducción de la primera sin alteración alguna. Revisando “9 reinas” podemos decir, sin afán de exagerar, que Bielinsky murió demasiado pronto, pues si bien éste su primer largometraje no representaba la quintaesencia de la originalidad, sí demostraba la gran habilidad del realizador para tejer historias bastante efectivas. Este gusto por las estructuras de un género para muchos tan superficial, y por consecuencia, esta gran habilidad para adoptarlas a ámbitos y personajes tan en apariencia ajenos a ellas, algo muy difícil de lograr en el cine latinoamericano, quedó demostrada en su obra póstuma “El Aura” (Argentina, 2006), ésta sí, película estrenada recientemente en nuestras carteleras.

El aura, pues, es también un “thriller” pero en esta ocasión en su vertiente negra, un “film noir” con todo los niveles de sordidez que implican. La historia gira en torno a un taxidermista, de apariencia siempre serena y melancólica, de vida gris y monótona, cotidianidad terriblemente interrumpida por sus constantes ataques de epilepsia, y de la cual se refugia a través de sus fantasías y juegos imaginarios en los que demuestra una enorme agilidad e intuición para planear robos bancarios. Pero sus simples fantasías terminarán por concretarse: Un buen día, mientras se encuentra en las montañas de cacería, mata accidentalmente con su rifle a un extraño, y es esta situación la que desencadenará la serie de acontecimientos que le permitirán fingirse partícipe de un extraño clan que tiene como planes inmediatos llevar a cabo un robo.
Con ello Bielinsky desarrolla una historia bastante obscura y agobiante, de cierta contención que nos impide saber a ciencia cierta qué es lo que pasa. Los hechos son vistos desde el punto de vista del propio personaje, y es esa inestabilidad emocional provocada en gran medida por sus ataques epilépticos la que nos impide avanzar con certidumbre.

El bosque, el aspecto laberíntico y sofocante del espacio que proporciona la abundante y apretada vegetación, los personajes de actitud siempre misteriosa que van apareciendo, de los que conocemos muy poco pero sospechamos de una procedencia poco alentadora, van delineando un trayecto un tanto kafkiano por el cual el personaje (y nosotros, espectadores) avanza como si de un ciego se tratara, que desconoce el terreno pero tiene la intuición para ir improvisando las soluciones sobre un riesgo, un peligro siempre latente.
El efecto es de una gran tensión, una tensión sostenida de principio a fin y a la que contribuyen no sólo la genial fotografía y la banda sonora, sino el aprovechamiento de esos espacios naturales registrados como un extraño submundo lleno de parajes que guardan inquietantes sorpresas, y el ritmo de la narración, muy pausada, un tanto lenta, marcada en gran medida por el aire taciturno y somnoliento del personaje principal.

Esta sensación de malestar constante nunca cede. Es interesante como Bielinsky no cede ante finales esperanzadores, o conclusiones que impidan sacudirnos de esa pesadez con la que como espectadores hemos experimentado (incluso el personaje mismo). Ésta, pues, fue la historia de un hombre que ni cumpliendo accidentalmente sus emocionantes fantasías pudo sacudirse su sombría existencia. Finalmente este hombre ordinario que vio sacudida su vida por un evento de violencia criminal, el cual creía lejano e imposible, terminará adoptando nuevamente su rutina, solo, disecando animales, soñando con grandes cantidades de dinero, y a la espera siempre de una nueva irrupción de epilepsia como el único toque amargo de excepcionalidad en su uniforme vida. Nuevamente: el crimen no paga…(José Abril)

11 comments:

Anonymous said...

Maestro Abril, lo corrijo, la primera versión de nueva reinas si se vio en las carteleras de hermosillo, donde el propio Ricardo Darín era el antagónico, y también se vio el refrito donde salía Diego Luna, pero nunca con el sabor del sentido argentino, tan europeo, taciturno y decadente de la primera versión.

el ojo en la cerradura said...

Ah Gracias por la corrección. La verdad no me acuerdo de haberla visto programada en nuestros cines. Yo supe de ella hasta que llegó en dvd (de importación, por cierto. Del refrito sí me acuerdo haberlo visto programado en nuestros cines. Y Anónimo, deja de llamarme "maestro" que me hace sentir más viejo jeje

Anonymous said...

Le digo maestro porque usted sabe de cine como pocos, pero si la verdad si se vió nueve reinas de Bielinsky y el refrito posterior; somos un estado sin cineteca, pero las camaras alternativas, y los ciclos de cine del cinepolis, han sido un oasis para este desierto de buenos films....

Anonymous said...

Aprovechando josé tus análisis cinematográficos por así decirlo, te quisiera preguntar tu definición personal acerca de ciertos términos cinematográficos COMO:
GAG
THRILLER
FILM NOIR
MISCAST ETC, ETC
y tu punto de vista acerca de otros terninos que no mencioné pero que existen, para realizar un acercamiento a un incipiente cinéfilo a un club del cine por ejemplo.

el ojo en la cerradura said...

Anónimo 2:
esta terminología ya es de uso común,creo yo, pero igual, va una aproximación rápida:

Gag: es una situación/acción graciosa, que provoca risa.
Thriller: Suspenso; generalmente así se les denomina a las películas donde hay un misterio que resolver
Film noir: cine negro en francés; dígamoslo en terminos muy simples: es el thriller donde el misterio lo resuelve el que comete el delito, o sea el criminal, llevado siempre por su ambición. El "ladrón" es el protagonista (En realidad el cine negro es mucho más complejo que eso, pero cuestión de espacio...)
Miscast: Cuando el/la actor/actriz de la película no es el adecuado para el personaje(Ejemplo: Nicole Kidman haciéndola de obrera en una maquiladora de Tijuana en alguna película sobre los problemas de la frontera, sería un miscast ¿Acaso alguien iba creer en dicha ocurrencia por más buena actriz que sea la KIdman).
Otros términos? no se a cuales te refieras, pero si gustas te puedo recomendar alguna bibliografía.
Gracias por el interés y los comentarios

Anonymous said...

Si recomienda bibliografía y donde comprarla.

Manuel said...

Éjele, el taxidermista se queda con el perro, no se queda solo. Me gustó El aura.

el ojo en la cerradura said...

jajajaja...bueno, otro animal (en este caso con vida)en su rutinaria vida de animales inanimados

Berushka said...

ilustrativo tu blog... me gusta!

nos veremos por aqui. saludos!

Anonymous said...

Haber cuando haces un reportaje sobre la generación esta que es está usando en el cine la de los GEEKS, lo que en nuestros tiempos llamabamos nerds y después LOOSERS, quesque ahora estan de moda como GEEKS...

Anonymous said...

hola, me interesa lo q puso de las acitudes misteriosas de los personajes,lo del espacio y la comparacion del ciego. ahora, yo necesito para un tp actitudes de misterio q tengan en algun cuento/novela, q actitudes puedo poner ?