Thursday, March 27, 2008

Huerfanitos


El Orfanato (España, 2007) desarrolla la historia de una madre que en un período de seis meses busca a su falso pequeño hijo seropositivo, extraviado un mal día, de forma inexplicable, en los laberínticos y sombríos pasillos de una vieja casona que antes funcionaba como residencia para niños huérfanos y desvalidos. Presencias extrañas y sobrenaturales parecen obstaculizar su encuentro, pero la madre hará hasta lo imposible para conseguir su objetivo.

Se trata del primer largometraje del catalán J. A. Bayona, de abierta y arrogante vocación clasicista, que apuesta por el retorno a las claves del cine de horror pretérito (como ya lo había hecho Amenábar con Los otros), aparentemente en desuso por el congestionamiento del trucaje digital actual, para contar una historia totalmente de signo contrario. Se trata, por lo mismo, de una falsa película de horror sobrenatural que pretende, pues, ser como las de antes, esas de cuidadísimas atmósferas a la que contribuían el calculado registro del espacio casi con vida propia por los múltiples detalles que lo definían: puertas que se cierran de forma autónoma, sonidos extraños detrás de las paredes, pasillos obscuros que parecen sugerir presencias ominosas, la escalofriante música del viento que se filtra por las ventanas, etc. Detalles que si bien encuentran aquí, en algunos momentos, su mejor expresión (sobre todo en la primera parte), e incluso en otros bordea peligrosamente el ridículo (la –a pesar de todo- lograda secuencia con una guiñolesca Geraldin Chaplin, inspirada, seguro, en el Poltergeist de Hopper/Spielberg), en conjunto sólo terminan por ofrecer un académico ejercicio de estilo de horror sobrenatural sólo aparente, un horror que descansa sólo en sus signos externos pues la sustancia es muy otra.

Bayona ha construido un artefacto de ambigüedad conveniente para su recepción: una película que pueda complacer a los fans más “arty” del cine de horror, o sea el más inofensivo, y agradar aquellos que se avergonzarían de ver películas de esta naturaleza genérica; un ejercicio de discurso esterilizado e higiénico moralmente hablando porque no hay sentimiento negativo alguno que pueda trastocar el estado de las cosas, envenenar la realidad, ni Mal concreto o como entidad cósmica que pueda acechar en o poner en riesgo el contexto naturalista de las acciones.

¿Cuento fantástico envenenado? No. Película de horror para “adultos contemporáneos”, El orfanato sólo es un dulce con disfraz siniestro, que después de abandonar la máscara termina por empalagar. Bayona se engolosina con el sentimentalismo melodramático que estalla en el climax, que ensalza con esa música enfática, que recarga con la actitud suicida y que resuelve en términos de acción con la cursílisima pretención de analogarse a La Pietá pero en penumbras. Primero grita después llora, que aquí el horror ha sido el medio para alcanzar ese fin. ¡Qué daño ha hecho Shyamalan! Sniff.

(José Abril)

4 comments:

Sam_Loomis said...

Cierto profe, hasta cierto punto me caga que te quieran estar "asustando" para luego revelarte el twist sentimental, siendo una película de terror según esto. 'El Orfanato' me entretuvo un poco pero de ninguna manera fue la chingonada que todo el mundo me pintó, se me salta la vena cuando aquí la gente dice que "es de Guillermo del Toro".

Saludos Profe

P.D. La única de Shyamalan que se me hizo mamona fue "Lady in the Water". Su próxima "The Happening" se ve como que lo puede revindicar para mí.

Paxton Hernandez said...

*pukes*

Pues, hice bien en esperar al DVD. Está por salir en un par de meses. Otra "genialidad" muy inflada.

El Taquero Narcosatánico said...

Que puedo decir? A mi me parecio bien lograda. No es la obra maestra que se dice, pero me parecio una buena pelicula.

el ojo en la cerradura said...

La primera vez que la vi, la vi en versión pirata y en partes pues me quedaba dormido. Ese accidentado primer visionado, me hizo pensar en la peli como una obra lograda. Pero la acabo de ver en el cine (apenas la estrenaron por acá)y la verdad, que no me convenció del todo; coincido totalmente con Loomis y el twist sentimental, y como dice paxto, se trata de otra "genialidad" inflada.
Saludos y gracisa por los conetarios!!