Tuesday, June 02, 2009

Una breve / III


En sus dos últimas ediciones la revista española virtual Miradas de Cine ha dedicado un dossier a la comedia americana de los últimos años. La Nueva Comedia Americana, como ellos mismos, los críticos convocados, la llaman muy pomposamente, con un entusiasmo que suena más a exageración sobrevalorativa que a rigor analítico y crítico. Lo de la etiqueta no me extraña, la europea suele ser una crítica preocupada en rastrear señales generacionales, huellas autorales, novedosos “fenómenos” cinematográficos pues, y agruparlos bajo unos eufemismos que conlleven cierta carga cultural bien apantalladora, como para que tengan esa connotación casi casi al nivel del los ismos artísticos del siglo pasado. Pero me molesta por los referentes con los que definitivamente no he terminado de conectar del todo. Vamos, que eso de apreciar a Judd Apatow como un paradigma de la sensibilidad cómica de nuestros tiempos, a sus derivados como apóstoles geniales, Adam Sandler como heredero posmoderno de los personajes de Capra, a Ben Stiller como la vanguardia, a Cameron Diaz como una Katherine Hepburn a la medida de los chistes gruesos que el género hoy demanda, entre otras sugerencias y planteamientos más, suena a broma frustrada. La escuela, dicen, ha sido el programa televisivo Saturday night live que, en efecto, gracioso lo fue durante buen tiempo (hace rato que le perdí la pista). Pero no creo que sus personajes, sus sketches y sus actores mantengan la misma forma en su traslado a la pantalla grande. Sí, reconozco que me he reído con algunos gags de Stiller y que Sandler me resulte, a veces, genuinamente gracioso por ser el menos autoconsciente, pero no creo que por el hecho de agregar más excremento, malabarismo sexual, incorrección política políticamente correcta garantice la gracia de unos chistes que sólo son fachada de unas comedias que en el fondo son tan inofensivas, conservadoras y cursis como las del muchas veces vapuleado John Hughes.


(José Abril)

6 comments:

Paxton Hernandez said...

Con todo respeto, pero qué mamada eso de "la Nueva Comedia Americana". VIVAN CAPRA y STURGES, y que mueran estos nuevos "cómicos" que nada más no dan risa. A lo mejor risa por pena ajena, sí.

el ojo en la cerradura said...

Sí, Paxton, yo también pensé lo mismo con lo de "Nueva Comedia Americana", una absoluta mamada. Definitivamente, si a etiquetas vamos me quedo con la "Vieja Comedia Americana" ¡Vivan los clásicos!

Duque Blanco said...

Pues yo confieso que si me he reido con este mmm ¿colectivo? que surge de SNL, en ocasiones sus peliculas me parecen de lo mas bobas, en otras como ya dije me he reido bastante. Pero de eso a considerarlos una nueva ola dentro de la comedia, creo que hay mucho trecho.

Si a estas peliculas se les ve como lo que son (simples peliculas que solo funcionan como mero entretenimiento para pasar hora y media de una manera relajada), se pueden disfrutar sin mayor problema.

Anonymous said...

yo creo que hay un vacìo muy grande en la comedia, en el cine, en la tele y en los chistes más nuevos de pepito. y si hay excepciones, son bien pinches raras o no me entero o por huevòn no busco cosas buenas. por ejemplo a mi me gusto Borat (pero si no sale en la tele no me entero), a lo mejor hay màs cosas asì....viendola bien mejor me callo a la verga y me pongo a buscar cosas buenas de chistes en el cine y en otros medios. disculpenme.
deberìan empezar a hacer comicidad màs fìsica, corporal:
por ejemplo que agarren a batazos jim carrey, o que hagan que sandler tome veneno o propinarle un ladrillazo en el pecho a steve carrel (¿asì se escribe?)
si hay algo mejor que todos estos recomienden!

navo
saludos, abril

Lupercia said...

para mí, todas estas películas que contienen a los mismos actores (ya los mencionas tú) son simplemente su receta de todo el tiempo, su gancho fácil para los tristes militantes de la irreverencia gringa.

no quisiera sonar bien mamona y parecer una ardida más porque un actor judío se lavó las manos con gel desinfectante al saludar a la prensa mexicana, pero no recuerdo la última (o única?) vez que ben stiller me hizo reír.

saludos.

víctorhugo said...

navo: mejor que le den veneno a esos tres, después un ladrillazo en el pecho (o un batazo en la nuca) y que los encierren en una pequeña habitación con un televisor inapagable (¡inapagable!) que transmita una y otra vez sus pelis.