Friday, November 20, 2009

Herzog


Un muy completo dossier ha sacado la revista virtual Miradas de cine sobre el indomable Werner Herzog. Dos amplios artículos (casi ensayos): uno sobre el realizador, el otro, a manera de contextualización, sobre el Nuevo Cine Alemán, y, el relleno cremoso del asunto, textos críticos sobre muchas de las peículas–que no todas- que conforman su amplia filmografía, incluido ese temido (por servidor) remake de Bad Lieutenant (Ferrara, 1992). Para acceder aquí. Píquenle, no se arrepentirán.

(José Abril)

2 comments:

David said...

Bad Lieutenant remakeado por Herzog?!

No me la sabía.

DDLM's. said...

"herzog, el productor de la película, también ha escrito el guión y quiere dirigirla. lo primero que hago es preguntarle cuánto dinero tiene.

cuando viene a mí casa, está tan cohibido que apenas se atreve a entrar. aunque a lo mejor no es más que una táctica suya. en cualquier caso, se queda tanto rato estúpidamente parado delante de la puerta que tengo que remolcarlo adentro. en cuanto está dentro del piso, empieza a explicarme la película sin que yo se lo haya pedido. le digo que ya he leído el guión, y, por lo tanto, conozco la historia. pero no me escucha, habla y habla y habla. creo que no podría dejar de hablar ni aunque se lo propusiese. no es que hable deprisa, -por los codos-, como se suele decir cuando alguien habla mucho y deprisa, escupiendo las palabras. al contrario. tiene una manera de hablar plúmbea, más perezosa que un sapo, minuciosa, quisquillosa, fragmentaria; de su boca brotan cascotes de palabras, que intenta retener al máximo, como si le pagaran intereses por ellas. pasa una eternidad hasta que por fin se saca del cerebro uno de sus mocos mentales resecos. luego se contonea en doloroso éxtasis, como si tuviera llenos de azúcar sus dientes podridos. una lentísima máquina de parlotear. un modelo anticuado, cuyo interruptor no funciona y es imposible parar, a menos que se desconecte el interruptor central de la corriente. en fin: debería partirle la cara. no, debería dejarlo inconsciente a puñetazos. pero incluso incosciente seguiría hablando. aunque le cortasen las cuerdas vocales, seguiría hablando como un ventrílocuo. aunque le rajasen el gaznate y lo decapitasen, seguirían brotándo vaciedades de la boca, como los gases producidos por una putrafacción interior......" KK