Friday, October 24, 2008

Top 10 de escenas terroríficas: 4

EVIL DEAD: LA NATURALEZA LIBIDINOSA


Escena completa aquí

La primera vez que vi Evil dead (EU, 1983) de Sam Raimi verdaderamente me inquietó. Las condiciones del visionado contribuían a ello: una noche de tormenta relampagosa (de esas que suelen escasear ahora), una recámara fría por el invierno (de esos inviernos de los que brillan por su ausencia hoy en lugares como el nuestro) y un pequeño grupo de amigos –de los que ni me acuerdo- igualmente impresionados ante ese video pirata que a pesar de lo mal grabado y lo mal reproducido estaba ante nuestros ojos como una auténtica y terrorífica epifanía. Hoy las cosas son muy otras y la película, que ha envejecido bastante (bueno, también quien esto escribe; supongo que los cambios de percepción se incluyen en los avances de la edad), ha dejado de ser LA película de terror para convertirse en una obra delirante, deliciosamente delirante, como si con el paso del tiempo fuera mostrando su verdadera cara: una auténtica fiesta organizada por su realizador para divertirse a sus anchas.
No negamos su originalidad, que la tiene pese a un argumento que parece improvisado sobre la marcha, ni su gran inventiva formal que se adelantaba bastante –pese a lo rudimentario- a las sobrevaloradas ocurrencias de Robert Rodriquez para cosas tipo El mariachi y las sofisticaciones high-tec de los Wachowsky para sus Matrix, pero de que la película vista hoy tiene algo de arquelogía fílmica casi como las entrañables películas donde colaboraba Ray Harryhausen es indudable.
Y sí, con todo ello –o quizá por ello- la película tiene momentos geniales que aún se sostienen a pesar de bordear peligrosamente el ridículo. Uno de tantos, es esta escena impagable en la que por primera vez las fuerzas obscuras que merodean la cabaña se manifiestan físicamente. Y de qué manera y con qué ganas. Se trata prácticamente de una auténtica violación sexual: los árboles adquieren vida, toman a Shelly (Sarah York) que ha escuchado una voz fantasmal (join us, join us), para penetrarla –tronco de por medio, claro está- con una saña que ya hubiera querido cualquier escena de película porno explícita.
En una ocasión, una fan de Peter Greenaway preguntaba, no sin cierto dejo de superioridad, que por qué el gusto por las primeras películas de Sam Raimi. La respuesta es sencilla: un sólo encuadre de esas películas tenía –y tiene- más vida cinematografíca que una pieza completa de Greenaway. Lástima que Raimi haya cambiado de camino.
(José Abril)

3 comments:

Duque Blanco said...

Excelente pelicula, yo tengo la fortuna de contar con ella en mi pobre videoteca(dvdteca), trato de no abusar mucho de ella porque yo soy de los que cree que mientras mas vea uno una pelicula, mas rapido llega el dia en que la va a llegar a detestar. Aun asi , cuando pienso en una noche de peliculas sobre el genero en cuestion , una de las primeras opciones sin duda es the evil dead.

Un saludo

Manuel said...

Mi película favorita de terror de Raimi es esa donde sale Kevin Costner de beisbolista, quien se enfrenta con una disyuntiva: el deporte o la mujer que ama.
Oye, ¿qué te parece "The gift", esa donde Cate Blanchett?

el ojo en la cerradura said...

Manuel: Esa sí, qué miedo. y The gift...ni me acordaba que era de Raimi

Duque: igual, a pesar de ciertas cosas la peli la sigo disfrutando

Saludos!!