Tuesday, April 28, 2009

Una breve / II

Ron Howard no es un director que me despierte interés alguno. Sus películas generalmente me provocan una flojera automática, tanto como las de ese otro impersonal artesano Joel Schumacher, y si acaso haya alguna que recuerde ajena a esa somnolienta sensación tendrá más una justificación puramente nostálgica que cinematográfica (Cocoon, 1985; cinta que prácticamente inauguraba nuestras adolescentes sesiones barriales de la incipiente televisión por cable). Pese a ello, hay algo en Howard que en el fondo me simpatiza: su falta de pretensiones intelectuales, su total ausencia de arrogancia demiúrgica y de complejo “autoral”. En otras palabras: su abierta vocación por buscar no la “trascendencia” (filosófica, artística) sino la muy válida aceptación de un público que quiere divertirse en el sentido más convencional del término.

Y ese Ron Howard, versión low-fi de Spielberg, unas veces naif, otras tantas torpe con los proyectos que encabeza y casi siempre palomitero, es el que me ha provocado una sonrisa de satisfacción muy privada. Me explico: Pues nada, que es Howard el que ha superado en su propio territorio a Oliver Stone, realizador sobrevalorado por antonomasia, éste sí con ínfulas de “autorpolémico”, de agitadora conciencia estadunidense, y oportunista republicano de closet con bandera de liberal. Su Frost/Nixon: la entrevista del escándalo (EU, 2008) dice mucho más sobre Richard Nixon, sin siquiera ser el personaje-tema, sin siquiera ser enfático, sin siquiera recrear in extenso su vida, que aquella soporífera, tediosamente exhaustiva bio-pic con aspiraciones de tragedia shakespieriana que había filmado Stone en 1995 (Nixon, EU).

Algo de envidia profesional debió haber hecho temblar al Stone de piedra al ver como un realizador “menor” demostraba mejor tacto..

(José Abril)

4 comments:

paxton hernandez said...

Jajajaja, pensé que era el único que consideraba la Nixon de Stone soporífera hasta decir basta. Ya no estoy solo!

el ojo en la cerradura said...

En lo personal me resulta soporífero prácticamente toda la fimografía de Stone, salvo The hand, su medicre peli de terror ochentosa que tiene mucho de comedia involuntaria.
Saludos!!

Sam_Loomis said...

A mí "Nixon" (aunque nunca me convenció mucho Hopkins como Nixon) de Stone si me gustó, y él siempre va a tener mi respeto mínimo por haber escrito "Scarface" del De Palma. La verdad, coincido con lo de Ron Howard, todas sus películas me dan hueva automática desde que me quedé jetonsísimo con "Apollo 13" hace años, "Frost/Nixon" no la veo por lo mismo. Hueva.

P.D. De Shumacher me encantó "8MM".

Saludos profe

el ojo en la cerradura said...

Esta madre está fallando, no he podido postear ni subir imágenes (¡¡!!!)